Un camino que se abría en un pequeño claro, y en el centro del claro había una pequeña casa de campo en un ambiente aterrador

El infierno

Era una noche oscura y tormentosa. Phillip volvía a casa desde el trabajo y estaba a una hora de su casa. Había hecho los últimos kilómetros pero ahora estaba en pleno ataque de pánico. Su respiración era entrecortada y su corazón latía con tanta fuerza que parecía que intentaba escapar de su pecho.

Se apartó a un lado de la carretera, esparciendo la grava, y trató de calmarse. Cerró los ojos y respiró profundamente varias veces antes de arrancar el coche. Se arrastró por la carretera, con su coche como única luz en un mundo amplio y oscuro.

De repente, la carretera desapareció y Phillip se encontró conduciendo por un pequeño camino a través de un denso bosque. No tenía ni idea de cómo había llegado hasta allí, pero sabía que estaba en problemas. Los árboles estaban tan juntos que rozaban los lados de su coche, y el camino era tan estrecho que estaba seguro de que se perdería si se detenía. Siguió conduciendo, pero su miedo aumentaba con cada kilómetro.

Finalmente, el camino se abrió en un pequeño claro, y en el centro del mismo había una pequeña casa de campo. El coche de Phillip se paró y se bajó, con las piernas temblando. Se acercó a la casa y llamó a la puerta. No hubo respuesta. Volvió a llamar a la puerta, esta vez más fuerte, pero siguió sin obtener respuesta. Probó el pomo de la puerta, pero estaba cerrada.

Estaba a punto de darse la vuelta cuando oyó una voz detrás de él. “¿Qué quieres?”

Phillip se giró para ver a una anciana pequeña y enjuta de pie en la puerta de la cabaña. “Estoy perdido”, dijo. “Estaba conduciendo y luego terminé aquí”.

“Este no es lugar para ti”, dijo la mujer. “Debes irte antes de que sea demasiado tarde”.

“Pero no sé cómo volver”, dijo Phillip. “Por favor, ¿no puede ayudarme?”

La mujer dudó un momento y luego cedió. “Entra”, dijo. “Puedes calentarte junto al fuego”.

Phillip la siguió al interior de la casa y se sentó junto al fuego. La mujer puso una tetera a hervir y se sentó en una silla frente a él. “¿Cómo te llamas?”, le preguntó.

“Phillip”, dijo él. “¿Y el tuyo?”

“Me llaman la Bruja del Bosque”, dijo ella.

Phillip la miró con escepticismo. “Ese no es un nombre real”, dijo.

“Es tan real como cualquier otro nombre”, dijo ella. “Pero no es importante. Lo que es importante es que debes abandonar este lugar antes de la mañana”.

“¿Por qué?” Phillip preguntó. “¿Qué pasará si no lo hago?”

“No quieres saberlo”, dijo la mujer. “Sólo confía en mí cuando te digo que no querrás estar aquí cuando salga el sol”.

Phillip miró alrededor de la pequeña casa de campo. Era acogedora y cálida, y él estaba cansado. No estaba seguro de querer volver a salir a la tormenta. “¿No puedo quedarme aquí esta noche?”, preguntó. “Me iré a primera hora de la mañana, lo prometo”.

La mujer negó con la cabeza. “Lo siento”, dijo. “Pero no puedes quedarte aquí. No es seguro”.

Phillip sabía que no estaba siendo razonable, pero estaba cansado y asustado y no quería volver a la tormenta. “Por favor”, dijo. “Sólo por esta noche. Me iré a primera hora de la mañana, lo prometo”.

La mujer dudó un momento y luego cedió. “Está bien”, dijo. “Puedes quedarte aquí esta noche, pero debes irte a primera hora de la mañana”.

Phillip asintió y se acomodó junto al fuego. No estaba seguro de lo que estaba pasando, pero sabía que estaba en problemas.

Sólo esperaba poder pasar la noche.

Este texto e imágenes han sido generados por una Inteligencia Artificial, cualquier relación con la realidad es pura coincidencia, o no.