Cancerbero, guardián del infierno

Érase una vez en el inframundo una gran bestia conocida como Cancerbero, el perro guardián del infierno. Cancerbero era una enorme criatura con tres cabezas, cada una más temible que la anterior. Su trabajo consistía en vigilar las puertas del infierno e impedir que las almas escaparan de su castigo eterno.

El fin de la burbuja tecnológica

El fin de la burbuja tecnológica

Todo empieza con un éxito arrollador al que cada vez se suman más integrantes para luego explotar dejando sólo a los realmente «útiles». Ha habido burbujas en el sistema económico, burbujas en el sistema inmobiliario y parece que le toca a la tecnología, otra vez, años continuados de demasiado éxito terminan por pasar factura.