El día que comenzó el Apocalipsis

Era un día oscuro, el cielo estaba rojo y el sol negro. El suelo temblaba y los edificios caían, la gente gritaba y el suelo ardía en llamas, después las bombas empezaron a caer.

Estaba en mi apartamento mientras la bombas caían, tuve suerte que el edificio no colapsó, podía escuchar los gritos de la gente atrapada, las bombas cayendo y los edificios colapsando, estaba aterrorizada.

Permanecí en mi apartamento por días, ni me molestaba en pensar en salir afuera, temía a las bombas y a los monstruos, podía oírlos fuera matando gente, tenía por seguro que me encontrarían y me matarían. Estaba equivocada, no llegaron a encontrarme, no sé por qué pero no lo hicieron, quizá estaban demasiado ocupados matando gente, quizá no sabían que estaba ahí, no lo se.

Estuve en mi apartamento durante semanas, no salía, no comía, estaba demasiado aterrorizado como para salir incluso para comer. Tenía por seguro que iba a morir.

Un día escuché una voz, era de una mujer y decía mi nombre. Tenía miedo de responder pero ella no dejaba de mencionarme, parecía en problemas por lo que decidí responder. Abrí la puerta y la vi, cubierta en sangre con un bebé en brazos, lloraba y me rogaba que le ayudase, no sabía qué hacer. Le hice entrar, la ayude a limpiarse, le di algo de comida y un sitio para dormir, no sabía qué más hacer.

Al día siguiente se había marchado, no se despidió, ni siquiera me dio las gracias, nunca más la volví a ver. Estaba sola de nuevo todavía aterrorizada pero ya dudaba que fuera a morir por lo que decidí abandonar el apartamento. No sé qué le habrá podido ocurrir a la mujer o al bebé, espero estén vivos y seguros.

Empecé a caminar sin detenerme. Caminé durante días, semanas, meses y años, no sé ni la longitud que anduve, perdí la noción del tiempo.

Caminé hasta que encontré gente, eran como yo, eran supervivientes. Comenzamos una nueva vida, construimos un nuevo mundo y llegamos a hacerlo mejor que el anterior pero nunca lo olvidaremos, nunca olvidaremos a la gente que perdimos, nunca olvidaremos los monstruos.

Este texto ha sido generado por un algoritmo de Inteligencia Artificial, cualquier relación con la realidad es pura coincidencia, o no.