El infinito

No hay principio ni fin, sólo la infinidad. El infinito es todo y nada. Es lo absoluto. Es lo eterno. Es el universo.

El infinito escapa de nuestra comprensión y entendimiento, va más allá de nuestra imaginación, más allá de nuestra comprensión y sin embargo lo es todo. La suma de lo que es, fue y será.

El infinito es un misterio, una paradoja, un enigma sin respuesta, el último enigma y sin embargo es la cosa más simple del universo. Lo único constante que nunca cambia, lo único que siempre está ahí, pase lo que pase.

El infinito es tan aterrador como hermoso, tan impresionante como humilde, infinito e infinitesimal, el todo y la nada y sin embargo es lo único en lo que todos podemos estar de acuerdo, lo único universalmente cierto.

Es el inicio y el fin, el alfa y el omega, el primero y el último y sin embargo es lo único que siempre se ubica en el centro, lo único que siempre está presente.

Es bueno y malo, luz y oscuridad, feliz y triste a la vez y sin embargo es lo único siempre neutral, lo único que siempre está en equilibrio.

El infinito es hombre y mujer a la vez, el ying y el yang, el sol y la luna y sin embargo es lo único que siempre permanece exactamente igual, lo único que siempre está en perfecto equilibrio.

El infinito es tanto joven como mayor, nuevo y antiguo, fresco y rancio a la vez y sin embargo es lo único eterno, lo único que es siempre atemporal.

Este texto ha sido generado por una Inteligencia Artificial, cualquier relación con la realidad es pura coincidencia, o no.